Efecto dictadura

1.

“La infracción, en el derecho de la edad clásica, por encima del perjuicio que puede producir eventualmente, por encima incluso de la regla que infringe, lesiona el derecho de aquel que invoca la ley”, dice Foucault en Vigilar y castigar. El delito “ataca personalmente” a ese invocante “ya que la ley vale por la voluntad del soberano; [y] lo ataca físicamente ya que la fuerza de la ley es la fuerza del príncipe”. Así, la impartición de justicia a través de la intervención del monarca no se ajusta a su disposición para hacer reparar el daño sino a una “réplica directa contra quien lo ofendió”. A través del castigo, “el rey procura la venganza de una afrenta que ha sido hecha a su persona”. De modo que “el derecho de castigar será, pues, como un aspecto del derecho del soberano a hacer la guerra a sus enemigos”. Seguir leyendo “Efecto dictadura”

El orden natural de Zootopia

Soy como una secretaria venida a más. Yo creo que el Alcalde solo buscaba el voto de las ovejas, pero me regalo esa taza… se siente bien sentirse considerada. (Bellwether)

Zootopia se trata de una coneja llamada Judy Hopps que quiere ser policía. El problema con el que se enfrenta Judy es que, en la civilización animal, las funciones policiales han sido monopolizadas por las especies de mayor tamaño, desde hace tanto tanto tiempo que ya se ha olvidado desde cuándo las cosas comenzaron a operar así. Y es gracias a este olvido que ese monopolio se ha instituido y se reproduce como el “orden natural” de las cosas. Judy debe sobreponerse entonces, no digamos ya los prejuicios de la sociedad en la que vive, sino el orden mismo que la condena “por naturaleza” a no ser más que una conejita rural y a dedicarse al negocio de su familia (sembrar y vender zanahorias en el campo). Seguir leyendo “El orden natural de Zootopia”

Inteligencia, izquierda y dogmatismo

Inteligencia, izquierda y dogmatismo

En un artículo publicado en 2012 (y republicado a mediados de este mes) en Aporrea, Luis Britto García responde a quienes le preguntan que por qué es de izquierda siendo él tan “inteligente”. Como bien dice el autor, la premisa que subyace a la pregunta es que “la izquierda no es inteligente” y como “a quien alega un hecho le toca la carga de la prueba”, en una previsible inversión, se dispone a “probar” que es todo lo contrario: que es a la derecha a la que le falta inteligencia.

Su razonamiento es simple: derecha e izquierda son dos espacios mutuamente excluyentes, separados con precisión a través de una división que no admite matices ni intermedios. Lo abarcan todo y nada se escapa a ellos. Toda ideología, toda persona, toda postura política debe encajarse en alguno de esos dos polos y quedar totalmente excluida del contrario. Por tanto, para refutar la duda inicial, le basta con demostrar la inferioridad de los otros acudiendo, primero, a algunos ejemplos de estupidez e incultura y, luego, a la evidencia de los datos científicos. En fin, que “los menos inteligentes son derechistas” es un hecho científicamente probado, ¿hace falta decir más? Seguir leyendo “Inteligencia, izquierda y dogmatismo”

Notas sobre las fronteras de lo normal y el arte latinoamericano

“La bandera”, de Alexander Apóstol (de la serie Ensayando la postura nacional)

La sociedad es una máquina de producir fronteras. Fronteras que lo subsumen todo en reducciones binarias. El sexo es el primer instrumento de reducción y cercado. Principio de inteligibilidad social, somos en la medida en que hemos sido adscritos a un sexo único y estable. Pero la maquinaria no se agota en la asignación sexual. Uno nace feo o bonito, blanco o negro, rico o pobre. Hay cosas (y gentes) que pertenecen al reino de lo natural mientras que otras a lo artificial. Se es homosexual o heterosexual; y activo o pasivo. Normal o anormal. Se está sano o enfermo. Levantamos muros: se es nativo o extranjero. Una persona con doble nacionalidad no podrá ser presidenta. Un bisexual tampoco. En todo caso, la supuesta necesidad de las normas oculta la violencia que inflige sobre los cuerpos. Seguir leyendo “Notas sobre las fronteras de lo normal y el arte latinoamericano”