La planificación en una investigación (Infografía)

La planificación en una investigación

La investigación científica comprende dos momentos fundamentales: la planificación y la ejecución[1]. Una «buena» planificación es aquella donde se define, al menos, el objeto que se pretende estudiar (el problema de investigación), los conceptos fundamentales en torno al mismo (el marco teórico) y cómo lo abordaremos (el marco metodológico), además de otras consideraciones administrativas que suelen exigirse a nivel institucional (cronograma de actividades, recursos que necesitaremos, etc.).

En términos generales, toda esta información debe estar contenida en lo que llamamos el «proyecto de investigación», mientras que el «informe de resultados» es donde luego queda reflejado el proceso global de la investigación y las conclusiones a las que llegamos. Una manera de distinguir formalmente estos dos momentos es el tiempo verbal: mientras que en el proyecto se habla en futuro (ya que se refiere a algo por realizar) en el informe, redactado después de ejecutar la investigación, se habla lógicamente en pasado.

Ahora bien, aunque en teoría las fases del proyecto se definan como estadios secuenciales (en correspondencia con su presentación como capítulos o secciones), durante el periodo de planificación en realidad nos vamos a mover constantemente de una fase a otra. Por ejemplo, es normal que antes de «encontrar» (o «construir») nuestro objeto de estudio, revisemos la teoría que existe (lo que se ha dicho) en torno a un área general, para entonces ―a partir de allí― plantearnos un problema concreto. Asimismo, puede darse el caso de que nuestra postura metodológica (o epistemológica) o el interés por un método en particular sea lo que nos lleve a plantearnos una investigación en torno a una situación susceptible de ser estudiada desde ese enfoque.

Hay factores, además, que exceden las consideraciones formales y que no se ven reflejados, por lo general, ni en el proyecto ni en el informe final de la investigación, y que en muchos casos van a condicionar la realización de nuestro estudio. Por ejemplo, sea por comodidad o conveniencia, el formar parte de un contexto donde existe una situación problemática puede ser una oportunidad para realizar allí nuestra investigación. La posibilidad de producir una tecnología que más tarde pueda ser comercializada para satisfacer determinadas necesidades sociales y/o ciertos intereses económicos, puede ser también un motivo para llevar a cabo una investigación en un área determinada o para abordar un problema en particular.

En realidad no existen «recetas» universalmente válidas para plantearnos una investigación, en tanto ésta no se corresponde con una serie de pasos rígidos y predeterminados. No obstante, esto no quiere decir que la investigación deba conducirse a través de una especie de «anarquismo voluntarista» donde se asume que todo el proceso puede ser invertido y que hasta el último día de entregar el informe puede cambiarse radicalmente lo que nos planteamos en un principio como objetivo o como problema. Según creo, la investigación debe ser una práctica abierta, flexible y creativa, pero debe estar sujeta a criterios y parámetros orientadores que nos permitan mantenernos en el camino que optamos por recorrer en un principio, pues lo consideramos el más adecuado.

La postura «anarquista» (que increiblemente es defendida por profesionales y docentes en el área) al pretender prescindir de la planificación es, desde mi punto de vista, absurda por decir lo menos y por no ahondar en los problemas de validación y legitimidad científica que conlleva. Es como si comenzáramos un negocio y, luego de haber invertido tiempo y recursos para ponerlo a funcionar, uno o dos días antes de abrirlo decidiéramos cambiar la naturaleza del servicio que vamos a ofrecer. Precisamente en la planificación todo lo que vamos a hacer debe quedar medianamente claro (y además debemos sentirnos cómodos con lo que nos planteamos hacer) para evitar que al final del recorrido nos encontremos con que el esfuerzo no valió la pena o con que debemos volver a ajustar un detalle esencial que no nos percatamos hasta ese momento que estaba suelto.

De este modo, una vez que terminamos de planificar es necesario que nos enfoquemos estrictamente en el problema de nuestra investigación y en los objetivos planteados. Si volvemos una y otra vez al proyecto, corremos el riesgo de encontrarnos con muchas otras situaciones y problemas que nos parecerán igual o más interesantes, con otros métodos quizá más atractivos, etc.

Esto no quiere decir que el proyecto sea un objeto sagrado y estático, que no haya que tocarlo luego de darlo por «terminado». Obviamente siempre son válidas algunas modificaciones durante el proceso. Pero, en todo caso, la medida de estos cambios durante la ejecución del estudio dejará en evidencia lo poco o mucho que dedicamos a «armar» la planificación y la rigurosidad con que la hicimos. Así, es probable que un proyecto en el que no se invirtió esfuerzo alguno, tenga que ser modificado muchas veces a lo largo de su ejecución si se quiere que, finalmente, la investigación como un todo tenga algún mérito.

De allí la importancia de detenernos a pensar con detenimiento cada una de las partes que componen el proyecto en sí, sobre lo cual escribiré en futuros post (si quieres acceder a información sobre nuevas actualizaciones puedes suscribirte o seguir el blog en FB). Por lo pronto dejo acá una infografía que, a grandes rasgos, resume lo que es el proceso de investigación.

Proceso de investigación (momentos)


[1] También podría hablarse de un previo diagnóstico y una posterior evaluación de los resultados obtenidos de acuerdo al proceso desarrollado. Aunque esto sea cierto, considero que el diagnóstico (o pre-diagnóstico) puede entenderse más bien como parte de la planificación así como la evaluación puede asumirse como un aspecto final de la ejecución, si bien no siempre se lleva a cabo en la práctica.

Anuncios

7 comentarios en “La planificación en una investigación (Infografía)”

¿Algo que aportar? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s