¿Qué es un texto académico?

Que es un texto academico

Los textos académicos pueden ser definidos de muchas maneras, pero en todo caso hay ciertas características y regularidades que les son propias. Si bien estas regularidades (consecuencia, a su vez, de una serie de regulaciones aceptadas) no son ni «naturales» ni universales, constituyen los parámetros legítimos dentro de los cuales se transmite y se produce la ciencia.

Esta entrada resume una guía que preparé para la asignatura metodología de la investigación de la cual estoy encargado. Aquí busco definir sucintamente qué es un texto académico y cuáles son los elementos que lo caracterizan. Asimismo, intento una clasificación que, a pesar de responder al contexto venezolano, puede aplicarse casi igual a cualquier país.

El texto académico. Una definición

Un texto académico[1] es un tipo de documento que se produce en el marco institucional del quehacer científico y académico. Su propósito fundamental es difundir ante colegas y la sociedad los conocimientos generados a partir de un trabajo de análisis, reflexión e investigación. Según Padrón (1996),

(…) si presuponemos una definición ordinaria de lo “académico” como un ámbito particular en que se desarrollan actividades de producción y transmisión del conocimiento institucionalizado, entonces serán textos académicos todos aquellos productos comunicativos (físicamente perceptibles o “leíbles”) que se generan en ese ámbito. (…) Es por eso que el TA [texto académico] tiene un carácter eminentemente institucional y corresponde a un esquema comunicativo particularmente diferenciado de los esquemas individuales, domésticos o cotidianos (…).

Asimismo, Koval (2011a) señala que el texto académico «a diferencia de otros tipos de discursos, se ubica en una esfera específica de uso de la lengua, la científico-académica» lo cual «exige la adopción de un conjunto de reglas formales y temáticas precisas». De modo que el texto académico no responde simplemente a las pretensiones individuales (de la persona o las personas que lo escriben) sino que se enmarca en un campo que lo trasciende y que le impone el manejo de un lenguaje accesible y común, asegurando así su transmisión y revisión.

Este tipo de documentos cumple una función primordial en el avance de la ciencia y de la sociedad, ya que hacen comunicable los conocimientos producidos. No valdría de nada una investigación que descubriese, por ejemplo, la cura del cáncer si los procedimientos y los resultados de dicha investigación no se hicieran públicos, permitiéndose así su replicabilidad y socialización. De allí que, según Koval (2011b), «el verdadero motor del progreso en la ciencia ha sido no tanto el ejercicio de la investigación en sí misma, sino la divulgación de sus resultados».

Características del texto académico

Partiendo de lo anterior, las características básicas del texto académico pueden resumirse en los siguientes puntos[2]:

  1. Son intertextuales. Los textos académicos recurren a otros textos para fundamentar o validar sus planteamientos o bien para refutar o reforzar las conclusiones de aquellos. (De allí la importancia que se la a las citas.)
  2. Se producen en un contexto científico-académico. Como dije, los textos académicos se realizan fundamentalmente en universidades o centros de investigación, contextos donde tienden a aflorar las «comunidades científicas» (que son, además, el principal destinataria de estos trabajos).
  3. Comunican resultados. Todo trabajo científico tiene por objeto dar a conocer los resultados de un proceso intelectual (riguroso y sistemático) de investigación o reflexión en torno a un objeto en particular. De esta manera, cada trabajo se entiende como un aporte al área temática en la que se enmarca.
  4. Buscan persuadir acerca de su validez. Los textos académicos buscan también “convencernos” acerca de la validez de sus resultados y la relevancia de sus contribuciones. (Recordemos que, en este contexto, para que un trabajo científico sea tal, debe ser reconocido y aceptado por una comunidad científica.)
  5. Se sustentan en argumentos claros. A pesar de informar sobre resultados, estos trabajos también son, en mayor o en menor medida, argumentativos ya que exponen la posición de quien los escribe. Sin embargo, los argumentos no deben ser el reflejo de prejuicios y prenociones, y debe privar la claridad, la precisión y la brevedad en su exposición (Mari Mut, 2013).
  6. Mantienen un discurso formal. Se diferencian de otros textos y del lenguaje coloquial hablado por el uso de un lenguaje sobrio y formal. Además, suponen el empleo de una terminología acorde con sus planteamientos y con el área temática en la que se enmarcan.
  7. Siguen un orden lógico. Este tipo de trabajo se caracteriza por su presentación ordenada en partes diferenciadas y lógicamente consecutivas. No obstante, el orden particular y los apartados específicos depende del tipo de texto que sea y de los parámetros institucionales en el de que se desarrolle.

Una clasificación de los textos académicos

Como dije, existen muchos tipos de trabajos científicos y a su vez los mismos pueden clasificarse de muchas maneras. Si bien es importante tener claro que éstos no son excluyentes entre sí, por tanto un mismo trabajo puede adecuarse y presentarse de diferentes formas y con propósitos distintos, dependiendo del contexto. A continuación presento una posible clasificación de los textos académicos o trabajos científicos.

1. Trabajos de divulgación

Estos trabajos se realizan con la intención de difundir los resultados obtenidos a través de una investigación, propiciando la discusión en torno a los mismos y generar intercambios con otros actores del ámbito académico. Los principales textos de este tipo serían las monografías, los artículos científicos y las ponencias, aunque también podrían incluirse los ensayos científicos (Koval, 2011b).

2. Trabajos de grado o de competencia profesional

Son aquellos que se realizan en el marco de un requerimiento para obtener un título de grado o para ascender profesionalmente dentro de una organización académica (Padrón, 1996). Aunque deben también aportar conocimientos válidos para el área de la que se trate, su función primordial es poner a prueba y evaluar las aptitudes de una persona que aspira a obtener dicha titulación o ascenso. Los principales trabajos de este tipo en Venezuela son los trabajos de pregrado (y de pasantías), de posgrado (Especialización y Maestría), las tesis doctorales y los trabajos de ascenso.

3. Trabajos aplicados al proceso de investigación

Si bien todo trabajo científico-académico debe ser el producto de una investigación más o menos extensa y más o menos elaborada, la investigación misma como proceso implica la producción de ciertos documentos (por lo general, escritos) que le den soporte y que le son propios. Los principales trabajos científicos aplicados al proceso de investigación son, en este sentido, el proyecto de investigación y el informe de resultados.

Estos dos textos se corresponden con los momentos de la investigación propiamente dicha. El proyecto es el documento donde se explica de manera detallada el proceso que se llevará a cabo; es, pues, donde se plasma la planificación de la investigación. Mientras que el informe es el documento donde se describe el proceso y se presentan y análisis los resultados del mismo.

 *

En fin, como decía antes, ninguno de estos tipos son excluyentes entre sí. De manera que, por ejemplo, un trabajo de maestría abarca estos dos últimos textos señalados, ya que antes de desarrollar la investigación se presentará un proyecto que al ser aprobado por la comisión responsable, dará pie al desarrollo del estudio que culminará con la redacción, entrega y/o publicación de un informe final de investigación. Este informe a su vez, puede ser presentada de manera sintetizada en un artículo científico[3], al tiempo que algunos de sus capítulos pueden ser expuestos a modo de ponencia en congresos y eventos académicos y, por último, parte de la investigación podría servir como trabajo de ascenso a su autor.


[1] Aunque uso aquí indistintamente los términos «texto académico» y «trabajo científico», me parece preferible el primero ya que lo considero más abarcante.

[2] Varios de los planteamientos aquí expuestos fueron enriquecidos con el curso «Cómo elaborar un texto académico en Humanidades y Ciencias Sociales».

[3] En el caso de los artículos científicos, éstos deben ser inéditos y sus aportes deben ser originales y novedosos. Por lo tanto, un mismo artículo no debe ser publicado en varias publicaciones de este tipo, so pena de incurrir en un autoplagio.

Anuncios

5 comentarios en “¿Qué es un texto académico?”

  1. Interesante el artículo, solo tengo una duda, cuál o cuáles serian otros referentes teóricos bajo los cuales se puede sostener estas ideas.

    Me gusta

¿Algo que aportar? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s