Apuntes académicos

La sociología de Pierre Bourdieu en 10 PDFs

La sociología de Pierre Bourdieu en 10 PDF

La sociología de Pierre Bourdieu es una referencia casi ineludible dentro de la investigación social, en la actualidad. Muchos de los términos introducidos por él y sus colaboradores forman parte hoy de un vocabulario común y aceptado casi unánimemente no solo en sociología sino en todas las ciencias sociales.

Sin embargo, su «prosa —según dice García Canclini (1990)— por momentos intransitable» complica, a veces, la apreciación de sus aportes. Boyer (1996), citando a varios autores, describe el estilo bourdessiano como un modo artificioso, «pedante y tortuoso» de expresión que bien podría entenderse como una estrategia de «distinción» de parte del sociólogo. Por lo tanto, aunque siempre sea mejor recurrir a las fuentes de primer orden, cobra cierta pertinencia la lectura de textos que nos permitan introducirnos en la teoría de Bourdieu y orientar nuestros análisis en torno a sus conceptos fundamentales y su aplicación empírica.

Bourdieu y su sociología

1. La sociología de Pierre Bourdieu de Boyer (1996)

Este artículo presenta una equilibrada introducción a la teoría sociológica de Bourdieu, donde se analizan los principales conceptos del autor y las intricadas relaciones entre ellos. Boyer (1996) desmenuza en profundidad las categorías de habitus, campo, capital, espacio social y clase social, para terminar con un análisis de lo que sería el «oficio de sociólogo» según la propuesta bourdessiana.

El autor expone la visión «conciliadora» del sociólogo francés respecto a los clásicos dilemas de la teoría social, donde la estructura ya no es asumida como noción determinante de la realidad ni el trasfondo que, en última instancia, «mueve» a los sujetos. Pero tampoco la realidad es una construcción enteramente subjetiva y volitiva. Las estructuras existen objetivamente, pero «afirmar su existencia objetiva es subrayar la necesidad de estudiar científicamente su modo de funcionamiento», su carácter histórico y provisional, sin anular la libertad de las personas (pp.92-93). La síntesis de estas perspectivas constituye la base del «estructuralismo constructivista» o «constructivismo estructuralista» de Bourdieu.

2. La sociología de la cultura de Pierre Bourdieu de García Canclini (1990)

Publicado por primera vez como introducción a la versión en castellano de Questions de sociologie —editada bajo el título Sociología y cultura—, este análisis de la teoría de Bourdieu toma como marco de referencia los estudios culturales, de los que Nestor García Canclini es precisamente uno de sus más reconocidos representantes.

De acuerdo con García Canclini (1990), Bourdieu retoma los planteamientos marxistas pero analiza «más que las relaciones de producción, los procesos sobre los que el marxismo menos ha dicho: los del consumo», afincándose en los procesos simbólicos a través de los cuales se produce sentido (el arte, la educación, la cultura) y se reproduce el orden social. Si bien el texto se centra fundamentalmente en los planteamientos que el sociólogo ofrece en torno al consumo cultural, García Canclini (1990) vuelve también sobre la fundamentación de la propuesta bourdessiana.

3. El constructivismo estructuralista de Álvarez Sousa (1996)

Al igual que el primer texto reseñado, este artículo apareció en 1996 en la Revista Española de Investigaciones Sociológicas y, como aquel, presenta una completa síntesis de la teoría de Bourdieu, partiendo de sus conceptos básicos (campo, capital y espacio social) y desembocando en su teoría de las clases sociales (formulada con particular detalle en La Distinción). Un aspecto importante que pone de relieve Álvarez Sousa (1996) es el carácter dinámico de la realidad social, de acuerdo con la perspectiva de Bourdieu, y el esfuerzo de éste por desesencializar las clases sociales y hacer de su estudio un proceso más riguroso.

Otro aspecto interesante de este texto es que —como se nos informa desde el comienzo— en su preparación se contó con el apoyo del propio Bourdieu quien tuvo oportunidad de validar alguna de las interpretaciones que allí se exponen. No obstante, quizá por esta misma razón la valoración crítica de la obra del sociólogo parece a veces opacada por el elogio a su pensamiento, al punto de «defenderse» la pertinencia del estilo literario de Bourdieu, señalado por otros autores —como se dijo antes— de barroco, pedante e innecesariamente complejo.

*

Sobre el concepto de habitus

4. Habitus de Martín Criado (2009)

Este texto es una excelente introducción al análisis del habitus, en especial para quienes estén interesados en adentrarse en el pensamiento de Bourdieu pero aún no están familiarizados con sus planteamientos básicos. Martín Criado (2009) explora en este artículo los orígenes del concepto, sus fundamentos y antecedentes teóricos. Asimismo, se aborda la relación entre el habitus y el cuerpo, la racionalidad práctica y el interés.

Por otra parte, si bien el autor advierte que el habitus le permite a Bourdieu «escapar a las aporías del objetivismo determinista y del subjetivismo voluntarista», el artículo se centra sobre todo en la manera en que éste —en la práctica— propicia la reproducción social, sin considerar (o considerando muy poco) las posibilidades de subversión o transgresión. Otro artículo que recomiendo de este mismo autor sobre el habitus es «Cabilia: la problemática génesis del concepto de habitus», donde se ofrece una interesante valoración crítica del contexto de producción de dicha categoría.

5. Corporalidad y temporalidad de Ferrante (2008)

Este artículo analiza de manera bastante clara la apropiación y reformulación que Bourdieu hace de la fenomenología de Merleau-Ponty, en tanto fundamento del concepto de habitus. Se aborda la construcción social del cuerpo y se vincula, así, el habitus (de Bourdieu) con el «hábito» (en Merleau-Ponty). Según Ferrante (2008), el «hábito» «no es ni un conocimiento ni un automatismo, sino un “saber que está en las manos”», con lo cual sujeto y mundo pasan a ser términos inseparables en tanto el mundo se encuentra ya en el cuerpo.

A partir de este «saber que está en las manos», el habitus se puede entender como vehículo de la «complicidad» que —mediada por el cuerpo— permite la existencia de las distintas formas de dominación simbólica, concepto clave en la sociología de Bourdieu. No obstante, la autora destaca también la potencia subversiva que, inscrita a modo de posibilidades en el habitus, dan cabida al agenciamiento social.

6. Dinamismo del habitus en Bourdieu y Elias de Sánchez García (2008)

Este texto plantea una «lectura etnometodológica» del concepto de habitus tanto en Bourdieu como en Elias. Se vinculan así los planteamientos de Norbert Elias y los de Pierre Bourdieu en torno a un mismo término (habitus) que, no obstante, contiene una carga conceptual distinta en ambos autores. Sánchez García (2008) propone entender el habitus no como constricción determinista o «miniestructura», «sino más bien como un limitador y posibilitador de agencia al mismo tiempo» (p.211), lo cual, según nos dice, de algún modo contiene la carga afectiva, en tanto modelación de los impulsos, que Elias le da al concepto.

A partir de esta complementariedad teórica, el autor pasa a analizar —desde la etnometodología de Garfinkel— la construcción de un «habitus deportivo» a través de la adquisición del «sentido y maestría» que proporcionan las actividades corporales, tomando específicamente dos deportes de combate: el aikido y el boxeo. Esto también le permite a Sánchez García (2008) trascender la noción de habitus en tanto mediación pasiva de las estructuras para prestar atención a la subversión y a los intentos de cambio que están implicados en las prácticas, atravesadas a su vez por jerarquías de clase.

*

Sobre el concepto de campo

7. El concepto de campo como herramienta metodológica de Martín Criado (2008)

En este otro artículo de Enrique Martín Criado, se analiza el concepto de campo y sus potencialidades metodológicas con el propósito de 1) zanjar la pérdida de precisión que ha sufrido el mismo a raíz de su indiscriminada aplicación a una amplia variedad de ámbitos sociales, y 2) valorar y superar la «tensión no resuelta» —presente ya en el propio Bourdieu— entre una metodología weberiana antifuncionalista y un funcionalismo «crítico» de raigambre durkheimiana.

En su recorrido hacia la delimitación conceptual de los campos, Martín Criado (2008) define cinco características asociadas empíricamente a éstos: 1) su autonomía, 2) su conformación como espacios estructurados y jerarquizados de posiciones, 3) la existencia de luchas que redefinen sus estructuras, 4) la producción de capitales que les son específicos, y 5) las creencias en la importancia del campo por parte de los agentes que lo integran (pp.16-17). Además, vuelve sobre Weber y retoma nociones análogas como la de entramado o configuración (de Norbert Elias) y la de sector (en Michel Dobry), para acotar con mayor precisión el concepto.

8. La noción de campo en Lewin y Bourdieu de Fernández y Puente (2009)

Fernández y Puente (2009) profundizan y amplían el campo en Pierre Bourdieu, comparándolo con el mismo concepto según lo plantea el psicólogo Kurt Lewin. Si bien los autores consideran que la teoría de Bourdieu puede entenderse como una «apropiación creativa» y trasladada a lo social de la noción previamente propuesta por Lewin, admiten que esta apropiación permitió enriquecer la categoría desde muchos puntos de vista.

De este modo, encuentran significativas semejanzas y diferencias entre ambos autores y sus respectivas propuestas teóricas, y señalan que, sea en el análisis de los fenómenos psicológicos o sociológicos, el concepto constituye un «importante instrumento al servicio de una concepción rigurosa» que permite así «el desarrollo de una perspectiva relacional y dinámica […], para la integración de las dimensiones objetiva y subjetiva de la acción o para la superación del dualismo que opone los análisis cuantitativos a los cualitativos» (p.49).

9. Resistencia al cambio en las organizaciones de Borgucci (2008)

En este texto se propone entender la organización como un campo, donde confluyen «estructuras mentales y estructuras objetivas que orientan prácticas sociales gerenciales y laborales» (p.445). De esta manera, Borgucci (2008) retoma también la noción de espacio social para explicar el conjunto de «microcosmos» que coexisten dentro de la organización y entre los cuales se establecen sistemas de relaciones y de posiciones.

Las luchas de poder que se dan al interior de la organización entre agentes «dominantes» (que buscan justificar el estado de cosas) y «dominados» (que buscan imponer un propio discurso e intereses) son el producto de competencias por hacerse con «el monopolio de la nominación legítima de la experiencia» en dicho contexto (p.449). Desde este punto de vista, si bien la cultura de los grupos allí presentes no puede ser «dirigida» por las instancias de autoridad, dichas instancias (junto a quienes detentan cierto liderazgo informal) tendrán la capacidad de imponer su «verdad», aunque deban enfrentarse siempre a resistencias y oposiciones.

10. Análisis del proceso de graduación en posgrado de Sánchez Dromundo (2007)

Partiendo del concepto de campo y de las principales categorías propuestas por Bourdieu, el artículo intenta comprender las dinámicas académicas en las que se encuentran inmersos un grupo de estudiantes de maestría (de un programa de la UNAM) en su camino hacia la titulación. A través de entrevistas, la autora analiza los intercambios y relaciones de conflicto y de cooperación, de adherencia y de exclusión, entre los diferentes agentes sociales y cómo los factores extra-académicos (atributos personales del aspirante que trascienden o anteceden a la institución) condicionan el proceso y el logro de la meta (la realización exitosa de la tesis y la graduación) que, aparentemente, todos tendrían la misma oportunidad de alcanzar.

En ese sentido, como ha intentado demostrar Bourdieu en sus investigaciones sobre el sistema educativo, el habitus y el capital cultural que «traen» incorporados los estudiantes y las estudiantes juegan un papel fundamental en los modos en que se relacionan con los demás agentes y en sus posibilidades reales de lograr (y aspirar a lograr) determinadas cosas. A nivel teórico, se entiende así también la indisolubilidad de los conceptos de campo, habitus y capital, como modos en los que se «constituye» lo social.


La foto que acompaña el artículo fue publicada por thierry ehrmann en Flickr, bajo licencia CC BY 2.0.

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “La sociología de Pierre Bourdieu en 10 PDFs

  1. Pingback: Capital social y desinstitucionalización en Venezuela | El Oficio de Preguntar

  2. Pingback: Notas sobre las colas y el «bachaqueo» en Venezuela | Pablo Caraballo

¿Algo que aportar? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s