El pensamiento de Michel Foucault en 10 PDFs

Michel Foucault

Lo que hago no es de ningún modo una filosofía. Tampoco una ciencia, a la que se podría pedir las justificaciones o las demostraciones que tenemos el derecho de exigirle a una ciencia (Foucault, 1975)

Aunque suele endilgarsele el título de filósofo, toda su vida Foucault huyó de la pregunta acerca de su identidad («¿quién es o qué es Michel Foucault?»). Reconocido como teórico del poder, su pensamiento ha sido una pieza clave para la apertura a una nueva imaginación política en Occidente. Sumado a su interés por la sexualidad ―entre otros temas marginales― y su aporte epistemológico al análisis de la cuestión social, la obra de Foucault es probablemente una de las más originales del siglo XX. En esta entrada comparto diez textos que considero útiles para entrar y desentramar las densidades foucaultianas, con base en estos tres ejes temáticos: poder, sexualidad y método.

Poder y relaciones de fuerza

1. Hacia una «cartografía» del poder: Michel Foucault de Moro Abadía y González-Torre (2003)

Este artículo es una excelente introducción al pensamiento de Foucault y, particularmente, a su concepto de poder. A través de las metáforas del mapa y el pliegue ―en referencia a Deleuze―, Moro Abadía y González-Torre (2003) toman distancia de los «esquemas de interpretación dominante» respecto a la obra de Foucault, para plantear una continuidad temática alrededor de tres dimensiones vinculadas al poder: la jurídico-represiva, la productiva y la que el individuo establece consigo mismo para «transformarse en sujeto».

Los autores diferencian, así, el Poder ―con mayúsculas― en tanto instancia de represión, única y soberana, metafísica y abstracta; el poder como relaciones de poder concretas, fluidas y múltiples; y, finalmente, el poder como proceso de subjetivación vinculado a lo que Foucault llama «dominio de sí»: ejercicio de poder sobre uno mismo. Un aspecto interesante de este texto es el énfasis en datos biográficos que nos sugieren el modo en que la propia experiencia (personal, profesional y política) del autor incidió en su producción intelectual.

2. Michel Foucault y la colonialidad del poder de Castro-Gómez (2007)

En este artículo, Castro-Gómez (2007) parte de Foucault para cuestionar la «representación jerárquica del poder» dentro de los estudios de colonialidad. Este representación, señala el autor, obstaculiza la posibilidad de pensar en una «independencia relativa» frente a los imperativos del sistema macro de dominación. En consecuencia, propone una teoría heterárquica del poder. A partir de allí, plantea niveles de generalidad (relativamente independientes entre ellos) que van de lo micropolítico (lo molecular) a lo macropolítico (lo molar, el sistema-mundo, en términos de Wallerstein).

De acuerdo con esto, «las articulaciones entre unas redes de poder con otras no son necesarias, son siempre parciales y su análisis parte metodológicamente de los niveles menos complejos hacia los más complejos» (p.166). Así pues, sin querer «desconocer la lógica de los regímenes más globales», se señala que estos regímenes funcionan sobre todo a través de tecnologías de subjetivación concretas que están abiertos a cierta «indeterminación residual»: «zonas grises o agujeros negros que escapan al control y que no son funcionales al sistema» (p.171). Romper con las relaciones de colonialidad supone, entonces, trabajar estas zonas donde directamente opera el sujeto (y en donde se constituye como sujeto).

Este vídeo es la primera parte de una conferencia donde el autor expone más o menos los mismos planteamientos del artículo. Fue dictada en 2011 en la Universidad Nacional de Medellín. En esta lista de reproducción pueden verse los otros tres vídeos que completan la presentación.

3. Poder y resistencia en Michel Foucault de Giraldo Díaz (2006)

A diferencia de Moro Abadía y González-Torre (2003), Giraldo Díaz (2006) sigue la periodización tradicional del pensamiento de Foucault y se centra en la etapa llamada «genealógica». El poder es entendido sobre todo a partir de su naturaleza productiva, aun sin negar el carácter jurídico-represivo que supone su ejercicio: «El poder no se posee, funciona; no es una propiedad, ni una cosa, por lo cual no se puede aprehender ni conquistar; no se conquista, sino que es una estrategia» (p.108).

Desde este punto de vista, el poder no está subordinado a (ni es la expresión de) estructuras económicas, como propone el marxismo. Es, más bien, una red imbricada de relaciones complejas, que debemos seguir al detalle a partir de su microfísica. En esos términos, la resistencia aparece como una posibilidad siempre latente y como una potencia productivo-creativa, en tanto que «es en el interior de las relaciones estratégicas que se encuentran las fuerzas que resisten y que crean» (p.117).

4. El control organizacional en el siglo XXI de Revilla y Tovar (2011)

El objetivo de Revilla y Tovar (2011) es describir las lógicas presentes en el control organizacional, basándose en el discurso de los propios trabajadores. Intentan aterrizar, de este modo, la teoría del poder disciplinario de Foucault en el campo actual de las organizaciones. Donde encuentran nuevas modalidades de control, junto a la persistencia de otras más tradicionales (lógicas panóptica, formalizadora y benevolente) y mecanismos que se superponen a ellas o las actualizan (como el caso del «control tecnopanóptico»).

De esas «nuevas modalidades», los autores hacen énfasis en el autodisciplinamiento que resulta de la atribución de responsabilidad y autonomía a los trabajadores. Esta condición dota de mayor flexibilidad a las relaciones laborales y va aparejada con un alto nivel de incertidumbre y «sacralización del cambio» (p.64). La autorresponsabilización del sujeto tiende, finalmente, «a ocultar el poder que ejerce la organización sobre él» (p.63). De esta manera, según Revilla y Tovar (2011), la dificultad para identificar un responsable del control al que oponerse, favorece su reproducción y aceptación dentro de ese contexto.

Michel Foucault 2

*

La sexualidad como dispositivo

5. Michel Foucault y el problema de género de Moro Abadía y González-Torre (2003)

Este texto de Moro Abadía y González-Torre analiza la relación entre la obra de Foucault y el pensamiento feminista; y, en particular, su vinculación con los Gender Studies y la Queer Theory. Para ello, no recurren ―al menos no principalmente― a la obra donde Foucault realiza su famosa genealogía de la sexualidad (los tres libros de Historia de la sexualidad), sino que se centran en entrevistas y escritos dispersos, publicados póstumamente.

Los autores toman tres elementos de la propuesta foucaultiana: la sexualidad entendida como dispositivo de poder, el cuestionamiento del «verdadero sexo» y la noción de «modos de vida». La crítica que hace Foucault aparece, aquí, ligada a la denuncia política y a la imaginación, en tanto que medio para inventar proyectos y modos de vida, a partir de «la enunciación de nuevos discursos y de la puesta en marcha de nuevas prácticas» (p.856). De este modo, la teoría genealógica de Foucault sirve no solo para desnaturalizar nociones consideradas esenciales, sino también como punto de partida para la transformación social desde los sujetos y sus placeres.

6. Judith Butler: ¿Feminismo Foucaultiano? de Escorcia Ramírez (2007)

Antecedente directo de la Queer Theory, Judith Butler es una de las autoras más destacadas del llamado feminismo posestructuralista. En una línea similar al artículo anterior, en éste se analiza específicamente la relación entre el pensamiento de Butler y el de Foucault, considerando dos obras de la filósofa: El género en disputa (1989) y Los mecanismos psíquicos del poder (1997).

De acuerdo con Escorcia Ramírez (2007), en la primera, Butler se acerca al análisis foucaultiano si bien desde una perspectiva feminista que no se encuentra en Foucault (muchas veces criticado por el androcentrismo de sus planteamientos). Sin embargo, en Los mecanismos psíquicos del poder (1997), al incorporar el psicoanálisis a su reflexión, rompe con el pensamiento de Foucault, por cuanto éste considera que el discurso psicoanalítico es un pilar básico para la construcción y afirmación de la sexualidad en tanto dispositivo de poder. Aun así, el recurso al psicoanálisis le permite a Butler completar aquello donde, al parecer, la genealogía foucaultiana no es capaz de brindar respuestas.

7. Foucault para encapuchadas de Manada de Lobxs (Ludditas Sexxxuales)

A diferencia del resto, este texto se distancia del ámbito académico tradicional. «Foucault para encapuchadas» surge inicialmente como una serie de programas (y un blog) donde se analizan diferentes autores y autoras vinculadas al feminismo y al pensamiento posestructuralista y foucaultiano. En el primero de esos vídeos ―que puede verse a continuación― se discute una entrevista realizada a Foucault donde, entre otros temas, aborda la noción de micropolítica y el uso creativo de los placeres, como medio para construir nuevos modos de vida (en los términos que explican Moro Abadía y González-Torre).

El libro, siguiendo la línea de estos vídeos y las propuestas de las Ludditas Sexxxuales (donde participa la argentina Leonor Silvestri), más que una interpretación de Foucault es una apropiación en términos políticos y poéticos de su obra, para posicionar desde allí un discurso anarquista y transgresor. Discurso que supera, en alguna medida, la línea de trabajo vinculada a la Queer Theory. Una de sus propuestas, que parte de la desnaturalización de las identidades y la colectivización de las luchas político-sexuales, es lo que llaman el «devenir manada».

*

Cuestiones de método

8. Introducción crítica a la «arqueología» de Michel Foucault de Gómez Pardo (1989)

Este artículo se centra en el método arqueológico que empleara Foucault en lo que se conoce como la primera etapa de su pensamiento. Sin embargo, según el autor, la arqueología no es para Foucault un método formal en sentido estricto, sino más bien «una caja de herramientas para el análisis de un conjunto de prácticas discursivas o de emergencia de unos objetos y sujetos posibles» (p.109). Prácticas discursivas vinculadas con el saber, en tanto forma de poder, «que abre todo un campo de positividades» (p.110).

Gómez Pardo (1989) destaca el «carácter polémico, acaso iconoclasta» de la arqueología, en la medida que se orienta a la deconstrucción de un conjunto de reglas y conceptos que «erigen lo real» y «el límite de lo que podemos pensar» (p.111). Además, el autor sintetiza aquellos aspectos que diferencian el proceder arqueológico de Foucault del estructuralismo y la historia de las ideas, respondiendo a alguna de las principales críticas que suscitó ―y aún suscita― la propuesta del filósofo francés.

9. La «ontología histórica» de Michel Foucault de Cerruti (2012)

En consonancia con el texto anterior, Cerruti (2012) parte de la consideración del método de Foucault como «herramienta para problematizar nuestras prácticas intelectuales» (p.394). Pero se centra en la noción de «ontología histórica» para articular la especificidad del trabajo analítico de Foucault, más allá de cualquier fragmentación de su pensamiento. De ese modo, resalta los aspectos que transversalizan su producción intelectual y le dan coherencia.

El autor concibe el proyecto foucaultiano como un estudio genealógico guiado por tres ejes: el eje del saber, el eje del poder y el eje de la ética o el de las relaciones del sujeto consigo mismo. Este razonamiento le permite enlazar categorías aparentemente separadas como «episteme» y «dispositivo», entendiendo la episteme como un «dispositivo específicamente discursivo» (p.397). El fundamento epistemológico de Foucault es, finalmente, entendido en términos de «ontología histórica de nosotros mismos en tanto que sujetos de saber, sujetos en un campo de poder y sujetos de una moral» (p.399), allí donde se encuentran y articulan los tres ejes mencionados.

10. «Eventualización» y problematización en Foucault de Restrepo (2008)

Según Restrepo (2008), dos conceptos permiten entender el proceder metodológico y epistemológico de Foucault. El primero de ellos es «eventualización» ―neologismo que en Cerruti (2012) encontramos como «acontecimientación»―, definido como un procedimiento de análisis que emplea Foucault para «evitar las trampas del presentismo histórico y de la indagación metafísica» (p.113). Frente a la interpretación anacrónica de la historia, la «eventualización» indaga en la singularidad de los acontecimientos. Renuncia, así, tanto a la linealidad del historicismo dialéctico como a los análisis estructuralistas (centrados en la lógica de la estructura) y los semióticos (centrados en la lógica del sentido).

El segundo concepto es problematización. Categoría que «supone una estrategia analítica central que Foucault denominó historia critica del pensamiento» (p.114). De acuerdo con Restrepo (2008), se refiere al análisis de los regímenes de verdad que permiten convertir en problema un determinado objeto de pensamiento. Así, dada la insistencia de Foucault en la singularidad de los hechos y en la divergencia más que en la continuidad, la capacidad de problematizar no debe entenderse como resultado de un inconsciente colectivo. Por el contrario, es algo que «se encuentran [y debe estudiarse] en el orden de la superficie» (p.127).

Anuncios

7 comentarios en “El pensamiento de Michel Foucault en 10 PDFs”

  1. Es generoso el aporte, por el trabajo previo de clasificación.
    Para los q nos iniciamos, y aunque deba tomárselo con la provisoriedad correspondiente -a la clasificación-, nos resulta un aporte interesante

    Me gusta

¿Algo que aportar? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s