Entradas varias

Tiqqun, la Jovencita y el esencialismo

En el Tiqqun, el ser regresa al ser, la nada a la nada. El cumplimiento de la Justicia es su abolición. (Y bien, ¡la guerra!)

Si la biopolítica hace de nuestros cuerpos el dispositivo de reproducción social por excelencia, parece que no hay demasiadas posibilidades de escapar, más que volviendo a un plano esencial de lo que somos. En este sentido, Tiqqun se inscribe en esa tradición revolucionaria (particularmente de filiación marxista) que insiste en la evocación de lo «verdadero» como realidad oculta(da) por el Poder. La Jovencita no sería más que el sujeto alienado, la falsa conciencia encarnada: un tipo muy particular de Bloom llevado a su extremo. La cultura sirve para darnos la ilusión de libertad y mantenernos contentos mientras se nos oprime veladamente.

LA JOVENCITA Wild Swimming Party, 1939 (1)

Por esa vía, a pesar de que la «metrópoli misma [en tanto «mundo de la mercancía autoritaria»] no tiene afuera», hay la esperanza en Tiqqun de una esencia humana pura que habría que recuperar, de la que abría que reapropiarse: ese algo «superior al tiempo» al que renuncia la Jovencita, el deseo «auténtico», el rostro que se oculta tras su máscara, la experiencia primaria y fundamental (la «experiencia de la experiencia en cuanto tal»). No se propone la sustitución de un sistema (el actual) por otro radicalmente distinto, sino la construcción ―en este mundo― del mundo posible que estaría en nosotros.

Pero ¿qué es eso que está en nosotros y que afloraría si logramos con éxito el proceso de desubjetivación? Cuando leemos en Tiqqun que «la Jovencita ha agotado todos los artificios, [pero] aún le queda uno: renunciar a los artificios», uno se pregunta ¿qué hay después de los artificios? ¿hay un afuera habitable más allá de las virtualidades de este mundo? ¿un exterior a lo Simbólico?

LA JOVENCITA Wild Swimming Party, 1939 (3)

Las respuestas no las encontraremos de manera inmediata en Tiqqun. Según se nos dicen en ¿Qué es la Metafísica Crítica?, Tiqqun «designa, en la Cábala luriánica, el proceso de la redención, de la restauración de la unidad del sentido y la vida, de la reparación de todas las cosas por la acción de los hombres [sic] mismos». Con lo cual se sintetiza una postura política que avizora una suerte de estrategia. Sin embargo, dada su naturaleza difusa y no autoral, es lógico encontrar en este grupo (o no-grupo) ambigüedades (e incluso contradicciones). Su carácter a veces poético, además, hace que sus textos se presten a las más variadas interpretaciones.

En ese sentido, hay también en Tiqqun una vía menos esencialista: la posibilidad de «reinventar para cada situación otra manera de ser, otro cómo» (¿Cómo hacer?); ya no el reencuentro con una verdad que estaba aquí, en uno, sino la posibilidad de generar desplazamientos: «Es preciso hacerse una idea ofensiva de la felicidad» (Y bien, ¡la guerra!).

No está dada a los hombres la elección de no combatir, sino sólo la elección del campo. La neutralidad no es nada neutra, es incluso ciertamente el más sanguinario de entre todos los campos. (Teoría del Bloom)

Desplazamientos de los dispositivos desde nuestras «corporalidades críticas», desde el propio hacer: líneas de fuga que inevitablemente quedan incrustadas en la dominación reticular del poder pero la desbordan (a veces a través de su propia exacerbación). Desplazamientos que no constituyen un afuera del artificio (o de la técnica) pues, como dicen en otro texto, el mundo en realidad es «esencialmente artificial» (y «no existe una esencia humana genérica: solamente existen técnicas específicas»). Desplazamientos inadvertidos como una forma de ofensiva frente al Poder, porque al final, la guerra que plantea Tiqqun está en curso ahora (y es total); por lo tanto, el cómo conducimos nuestros cuerpos solo determina el papel que jugamos en ella: «Quien quiera mantenerse a salvo se irá a la ruina».

Anuncios
Estándar

¿Algo que aportar? Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s