Tesis — "deseo gay en Tijuana"

La identidad gay en Perlongher

El tema de mi tesis de maestría tiene que ver con los procesos de racialización que intervienen en la organización del deseo de hombres gais (en Tijuana). A pesar de que ya antes había leído a Néstor Perlongher, cuando decidí trabajar sobre deseo me lo tomé más en serio y decidí leer El negocio del deseo[*]. En este trabajo antropológico, Perlongher habla apenas en pocos apartados sobre la “raza”, aunque admite su presencia como uno de los “tensores –de atribución de valor y de distribución en el código categorial” que involucra el deseo homoerótico entre michês (prostitutos “machos”) y clientes, en el “gueto paulista” de mediados de la década de 1980. Sin embargo, éste no dejaba de ser, para Perlongher, un tensor secundario, “más ‘oculto’” que, y aparentemente subordinado al, género, la clase y la edad (p.222). Sigue leyendo

Anuncios
Estándar
Comentarios

El Bravo Tuky. Para pensar la/s juventud/es

En días recientes estuve terminando un ensayo que (en teoría) debí haber entregado hace un mes. Es un trabajo sobre la construcción de identidades masculinas en el barrio y las posibles alternativas que permitirían contener el incremento de la violencia en ese contexto. Así llegué hasta el libro de Juan Pedro Cámara y Jesús Torrivilla, El Bravo Tuky, publicado este año por Libros Lugar Común. Un texto que (como también lo hiciera el corto documental ¿Quién quiere tuki? en 2012) retrata el fenómeno identitario, más allá de la imagen mistificada de los pantalones «tubitos» y el desorden de los matinés. En esta entrada les dejo mis impresiones acerca del libro y el tema que aborda. Sigue leyendo

Estándar
Apuntes académicos

Cultura y naturaleza humana en Clifford Geertz

El concepto de «cultura» propuesto por Clifford Geertz en La interpretación de las culturas es seguramente uno de los más citados durante las últimas décadas. En particular, la analogía según la cual la cultura sería una «red de significados» y, en este sentido, la ciencia que la estudia debe comprenderla más que explicarla, rescatándose así el carácter interpretativo de los planteamientos weberianos. Dice Geertz (2003)[1]:

Creyendo con Max Weber que el hombre es un animal inserto en tramas de significación que él mismo ha tejido, considero que la cultura es esa urdimbre y que el análisis de la cultura ha de ser por lo tanto, no una ciencia experimental en busca de leyes, sino una ciencia interpretativa en busca de significaciones. (p.20) Sigue leyendo

Estándar