Notas sobre las fronteras de lo normal y el arte latinoamericano

“La bandera”, de Alexander Apóstol (de la serie Ensayando la postura nacional)

La sociedad es una máquina de producir fronteras. Fronteras que lo subsumen todo en reducciones binarias. El sexo es el primer instrumento de reducción y cercado. Principio de inteligibilidad social, somos en la medida en que hemos sido adscritos a un sexo único y estable. Pero la maquinaria no se agota en la asignación sexual. Uno nace feo o bonito, blanco o negro, rico o pobre. Hay cosas (y gentes) que pertenecen al reino de lo natural mientras que otras a lo artificial. Se es homosexual o heterosexual; y activo o pasivo. Normal o anormal. Se está sano o enfermo. Levantamos muros: se es nativo o extranjero. Una persona con doble nacionalidad no podrá ser presidenta. Un bisexual tampoco. En todo caso, la supuesta necesidad de las normas oculta la violencia que inflige sobre los cuerpos. Seguir leyendo “Notas sobre las fronteras de lo normal y el arte latinoamericano”

Diane y Fernando. Las leyes contra la norma

Desde cualquier punto de vista, Diane y Fernando son una pareja heterosexual. Sin embargo, en días recientes se ha sabido que el Registro Civil de Naguanagua (Edo. Carabobo) les negó el derecho a casarse porque tanto ella como él son transgéneros. Si las leyes venezolanas establecen que el matrimonio es una unión civil «entre un hombre y una mujer» (y Diane y Fernando lo son), ¿por qué la formalización de esta relación sería tan problemática? ¿Qué hace que esta unión sea imposible? Según Giovanni Piermattei (de Venezuela Igualitaria), hay razones tanto institucionales como partidistas para ello. Pues dicha formalización le daría fuerza a una lucha (sistemáticamente ignorada por el Estado) que busca transformar el orden jurídico para que se reconozcan ante la Ley aquellas uniones que no se corresponden con la heteronormatividad imperante.

Pero, en verdad ¿podríamos atribuir esta falta de reconocimiento y esta indisposición a una intención consciente de obstaculizar el avance de esa lucha política? Seguramente Piermattei estaría de acuerdo en que hay más que eso, por ejemplo, en la risa burlona del funcionario al que paradójicamente la pareja acudió en busca de apoyo. Seguir leyendo “Diane y Fernando. Las leyes contra la norma”

Ricky Martin y el sida. Jesús Silva y su enfermedad

SIDA

Cualquier aproximación etiológica a la «cuestión homosexual» se topa con un problema de fondo irresoluble: el «objeto» de investigación se da por supuesto, pero no es nunca rigurosamente definido. Se pretende así establecer «la causa de la homosexualidad» sin considerar que «la homosexualidad» es una entelequia construida en el contexto de un determinado régimen de afectos y placeres. (Llamas, 1995)

El bio-poder es ―para Foucault― un régimen político que se impone en Occidente con la instauración del capitalismo. A diferencia del régimen anterior, basado en el derecho del Soberano de hacer morir o dejar vivir, el bio-poder se sustenta en el control y la administración de la vida. Se trata, pues, de hacer vivir. Foucault escribió al respecto en el primer tomo de su Historia de la sexualidad (La voluntad de saber), publicado por primera vez a mediados de los setenta. Casi una década después, el 25 de junio de 1984, Foucault murió de una extraña dolencia sobre la que aún no se tenía demasiadas noticias. Pronto se le puso un nombre y se supo que el sida había «matado» a Foucault. Seguir leyendo “Ricky Martin y el sida. Jesús Silva y su enfermedad”

«El cuerpo malandro». Artículo en Espacio Abierto (LUZ)

Hace unos meses comenté ―a propósito de la lectura de El Bravo Tuky― que estaba trabajando en un ensayo próximo a publicarse. Esta semana me escribieron de la revista Espacio Abierto. Cuaderno venezolano de sociología para decirme que ya estaba listo el número donde éste fue incluido. El artículo, titulado «El cuerpo malandro. Violencia e identidad masculina en el barrio», es una aproximación a la construcción de masculinidades populares en los barrios venezolanos y como éstas se relacionan con la violencia. En particular, me interesó analizar la dimensión expresiva y simbólica de dicha violencia y, a partir de allí, algunas posibles alternativas para desplazarla a través de políticas públicas que reconozcan el valor de las expresiones culturales de los propios jóvenes. Seguir leyendo “«El cuerpo malandro». Artículo en Espacio Abierto (LUZ)”